DISEÑO INTERIOR INDEPENDÈNCIA. Barcelona (2013)

La vivienda existente contenía distintos espacios de circulación muy triturados y las instalaciones estaban obsoletas. La cocina era un espacio oscuro y cerrado. Los dormitorios estaban muy encajonados. No había espacio para hacer respirar y pausar a las personas.

Delante de este reto, la idea principal fue crear un único espacio de distribución liberando los circuitos de complicaciones y barreras. También la necesidad de racionalizar la distribución de las diferentes cámaras, llevaba a buscar un proyecto completo en pro de la funcionalidad.

Uno de los puntos a tener en cuenta previamente a la intervención era la conservación de los diferentes recuerdos decorativos de la propiedad. Son cosas que se van acumulando durante la vida y personalizan la vivienda de cada cual, la nueva propuesta las tenía que asimilar.

El espacio de cocina abierta, comedor, sala y balcón se unieron para gozar de una mayor dimensión de la vivienda y para permitir que llegara la luz natural al fondo de la vivienda. La elección del blanco intenso de los revestimientos y de los objetos ayuda a crear sensaciones de bienestar. El parqué laminado del suelo es un material ecológico de tonalidades grises claros enfatiza la voluntad de continuidad espacial del piso.

La cocina recibe la addición de la barra de bar que permite comidas en un espacio abierto, ligero y cómodo. Su distribución es funcional con un toque azul verdoso intenso que nos da un talón de fondo a la perspectiva de la sala.

Paralelo a este espacio, encontramos el dormitorio principal, que es una pieza completa con zona de vestidor, escritorio y baño.