CASA MAIGMÓ. Alicante (2008)

Un terreno en pendiente junto a la montaña del Maigmó en Alicante, orientado hacia el mar. Un programa y un presupuesto mínimo para una familia de nueva creación y con perspectivas de crecimiento. Cuando nos conocimos eran dos y ahora ya son cuatro.

La vivienda se concreta en volúmenes cúbicos, suspendidos sobre la plataforma conformada por el garaje. Sobresale un elemento acristalado, un solarium para invierno, que es al mismo tiempo el acceso a la vivienda. Una caja de vidrio que estructura al tiempo que potencia el carácter plástico de la fachada principal. El uso del color en la base de la fachada potencia este juego volumétrico.

El programa de la vivienda se desarrolla en planta primera, desde la que se accede directamente a un porche que hace la transición entre interior y exterior. La distribución busca relaciones directas entre espacios de distintos usos relacionados como la integración entre la cocina, la sala de estar y el invernadero-acceso. También se busca la optimización de los espacios privados para conseguir más espacio en las zonas comunes. La vivienda aprovecha en todo momento su capacidad de captar la luz en todas sus estancias y los huecos se abren en función de las vistas hacia el valle.

Del control del programa y del presupuesto dependía el éxito de este proyecto. Si no hubiéramos sido muy comedidos, y no nos hubiéramos ajustado a estos dos condicionantes el proyecto probablemente no se hubiera construido nunca. Ahora viven allí y disfrutan del sol junto al Maigmó.