ÁTICO SANDOVAL. Barcelona (2013)

El reto de este diseño interior era dar amplitud y confortabilidad a un ático muy pequeño, edificado entre medianeras en el “Eixample” de Barcelona.

Lo primero que se hizo, y ahora queda totalmente desapercibido, fue aislar térmicamente la vivienda por dentro; a pesar que se perdieran algunos centímetros.

De la vivienda existente se quitaron dos grandes chimeneas de grandes dimensiones para ganar espacio. También se eliminó les diferentes niveles, unificando el suelo y dejando solo un peldaño en el pasillo.

El espacio inteior está definido por un muro color calabaza intenso que además de definir el pasillo, esconde la cocina y el baño. La singularidad de este muro se enfatizó con un revestimiento de chapa metálica, generalmente pensada para exterior. Esta chapa permite colgar y descolgar cuadros de pequeño formato, como nos pidió la propietaria.

La cocina funcional está integrada en la sala, gracias a los armarios sin tirador y de color gris claro que unifica los paramentos verticales. En el otro extremo de la vivienda se encuentra la habitación principal, que está formada por un gran vestidor, también camuflado. Los armarios y las paredes se pintaron del mismo color.

Para tener una buena reproducción del color (IRC) de los cuadros de pequeño formato y para permitir diferentes ubicaciones se optó por iluminar toda la casa con pequeños focos regulables con tecnología led y railes universales integrados en el techo. Así se convierte la vivienda en una pequeña exposición.